miércoles, 17 de noviembre de 2010

Instantes recuperados

Hoy al revolver en mi bolso buscando alguna cosa, una especie de chispazo me transportó a otro tiempo, puede que fuera el simple sonido de mis manos haciendo entrechocar objetos, quizás que había bajado la cara casi hasta meterla adentro, como hiciera entonces en mi maletín del colegio, pero por un instante estuve allí en aquel otro momento, y no era yo, la de ahora , era ella, la que habitó en mí en los  primeros años, cuando de continuo se me perdía el lápiz o la goma que se colaban entre las páginas dobladas de un cuaderno y lo desordenaba todo en la búsqueda con mis manos pequeñas y aceleradas. Olí con intensidad todo el perfume enfrascado, vapores de dicha infantil, pero no fue el olfato quien me llevó a ese remoto instante, curiosamente fue el sonido, como si de una música lejana vinieran mis gratos recuerdos con el tintinear de cualquier cachivache contra cualquier otro objeto.

2 comentarios:

senddero dijo...

No siempre nos conecectamos con el niño que se tiene dentro. Sin duda un instante feliz el que te llevó a saludarlo y abrazarlo. linda prosa y bello el momento. un abrazo Rub

Juan Serrano dijo...

El color, la música y los aromas... tienen una fuerza tal y una memoria capaz de recuperar el pasado más ignoto. Y si cabe con más realismo y sentimiento con el que antaño nos sorprendieron.